Surman Weston es un estudio de arquitectura londinense que ha convertido una antigua iglesia victoriana en un co-working lleno de luz que combina la calidez y la comodidad de una casa con el tamaño y la flexibilidad de un estudio.

Dentro de este espacio abierto y luminoso destaca el impresionante mosaico de vidrieras de la planta de arriba, que continúa en la bajada de las escaleras y que es un guiño a la historia del edificio como lugar de culto. La paleta de tonos claros y los paneles de pino hacen que la colorida vidriera destaque de forma especial.

Actualmente esta parte del edificio es una sala de reuniones con acceso a una terraza, pero puede hacer las veces de dormitorio principal y estudio respectivamente. En la parte de abajo están los escritorios y espacios de trabajo, con estanterías de color claro alineadas en la pared posterior. También hay una cocina y un baño en el piso inferior.

Los que me seguís ya sabéis lo mucho que me gustan este tipo de espacios creativos, que pueden utilizarse tanto para trabajar como para vivir, y que siempre es un placer compartir con vosotros.

Noemí Casanova Blanco

Diseñadora gráfica / Graphic designer. Enthusiast of good design and photography. Creative and dreamer.

https://www.cosacreativa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Imagen con copyright. Prohibido su uso no autorizado.