Picasso y Lump

Picasso además de ser un grandísimo pintor y un genio, le gustaban los animales, y muestra de ello era Lump, (que significa Granuja en alemán), un pequeño y simpático perro salchicha.
Lump era la mascota de un conocido fotógrafo de la revista Life, David Douglas Duncan, que conoció a Picasso en 1956 a través de un amigo suyo, el famoso fotógrafo de guerra Robert Capa y desde entonces mantuvieron una larga y gran amistad. 
En 1957 viajó a Francia para visitar a Picasso y a su compañera de entonces, Jacqueline Roquet, en su villa de La Californie, próxima a Cannes, y se llevó con él a Lump. El pequeño perrito decidió enseguida que ese sería su nuevo hogar y que nunca más se iría del lado de Pablo Picasso, él lo aceptó encantado.
Durante los años siguientes, Lump formó parte de la familia del artista, junto a un perro de raza bóxer llamado Yan y una cabra de nombre Esmeralda. 
Picasso tenía predilección por el perro de Duncan, que comía en una bandeja en la que el artista había pintado la imágen de Lump.
Llegó a convertirse en el protagonista de una serie de bosquejos, más de cuarenta, inspirados en la obra maestra de Velázquez, Las Meninas, que Picasso reinterpretó cambiando al perro original del primer plano por su fiel amigo.
Duncan publicó un libro con ochenta y nueve imágenes donde se muestra el ambiente informal y alegre que había en La Californie y el amor que Picasso sentía hacia Lump.

Via

Vía

Vía

Vía

Vía

Vía

Vía

Vía
Podéis ver más fotos del libro aquí
Feliz jueves, sed felices. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s